tiempo Madrid

18 junio 2016

Palacio del Infante Don Luis de Boadilla del Monte


El Palacio actual es el resultado de la transformación de otro anterior, denominado Palacio de las Dos Torres, construido en varias etapas por los señores de la villa desde el siglo XVII, a quienes lo adquirió el Infante D. Luis de Borbón en 1761. El Infante encargó la transformación del Palacio al arquitecto Ventura Rodríguez.
El renovado edificio fue evolucionando desde un simple pabellón de caza a un palacio, centro de un complejo sitio señorial en el que el Infante, hermano menor de Carlos III, conformó entre 1765 y 1776 su Corte ilustrada.


Durante la Guerra Civil fue cuartel y hospital y posteriormente reformado y adaptado como internado de niñas del Auxilio Social. En 1974, el Palacio, sus jardines y la Fuente de Ventura Rodríguez, fueron declarados Monumento Histórico-Artístico. En 1998 fue adquirido por el Ayuntamiento de Boadilla del Monte, que en la actualidad está procediendo a su restauración.
En una primera fase, se han rehabilitado los portones laterales y los paramentos exteriores del Palacio. Y están a punto de concluir las actuaciones en el muro perimetral y en el interior: la capilla, vestíbulos principales así como la sala de música. También se ha restaurado


la primera terraza del jardín devolviéndole el aspecto original que diseñó Ventura Rodríguez, y que ha sido inaugurada por el ministro de Turismo en marzo de 2015. Asimismo se han realizado obras de mejora en la explanada oeste y en el entorno del Palacio, en concreto en las Antiguas Escuelas, transformadas en Aula Medioambiental y una zona didáctica exterior de usos múltiples.
El proyecto de restauración del Palacio corre a cargo del arquitecto José Ramón Duralde y la restauración del jardín le ha correspondido a la paisajista Lucía Serredi.


Más de 5 millones de euros se han invertido en esta restauración de los cuales 2 millones están financiados por los Fondos FEDER de la Unión Europea; el Banco Santander ha pagado también parte de la restauración (Portones, parte del Aula Medioambiental) con una inversión de 180.000 €.


El 20 de febrero de 1761, el infante Don Luis compró el Señorío de Boadilla a doña Josefa Micaela de Mirabal, marquesa de Mirabal y mujer de don Tello Dávila, en 1.192.378 reales y 2 maravedís. La escritura se otorgó ante don Manuel Machuca, escribano de la Villa de Madrid.
"El Sr. Infante Don Luis ha comprado con permiso de S.M. la Villa de Boadilla del Monte y varias tierras circunvecinas pertenecientes a diferentes mayorazgos para lo que ha precedido la necesaria licencia de la Cámara y estado ya perfeccionada dicha compra, quiere S.M. que para mayor seguridad de lo hecho se expida por la Cámara en su Real Nombre la aprobación de las escrituras ..."


Desde pequeño el infante Luis Antonio recibía importantes rentas de muchísimas encomiendas militares, también desde diciembre de 1754 percibía 946.107 reales anuales del arzobispado de Toledo, del cual había sido arzobispo y cardenal. A pesar de tales rentas, el infante no poseía en 1760 ninguna propiedad que pudiera pasar a su posible descendencia, todas sus riquezas procedían de rentas que se extinguirían con su muerte. En 1760 Luis Antonio tomó la decisión de formarse su propio patrimonio, tuvo conocimiento de las dificultades económicas de los marqueses de Mirabal y se prestó a adquirir el mayorazgo que los mismos poseían en Boadilla del Monte. Villa que le convenía por hallarse próxima a la Corte y a la que conocía muy bien por ser colindante al condado de Chinchón, propiedad de su hermano Felipe, duque de Parma, y por haber pasado largo tiempo en el castillo de Villaviciosa de Odón, durante la agonía de su hermano Fernando VI.
En carta de Ricardo Wall a Manuel Ventura de Figueroa del 18 de diciembre de 1760 se lee: "Deseando el Sr. Infante Don Luis comprar varios bienes en el lugar de Boadilla pertenecientes al común de esta villa y de otras circunvecinas a la Marquesa de Mirabal y a otros diferentes particulares, de los que parte son libres y parte vinculados, ha venido el Rey en conceder el permiso necesario para efectuar dichas enajenaciones y ha habilitado a la referida Marquesa para que por sí sola pueda celebrar dicha venta ..."



Las dificultades económicas de la Marquesa de Mirabal provenían de 1729. Fecha en que su padre Félix de Mirabal, ante el mal estado del palacio de Boadilla del Monte (el de las Dos Torres, anterior al actual) y ante las dificultades para encontrar dinero líquido que le permitiera efectuar las reparaciones en el mismo (los mayorazgos eran inalienables) se vio forzado a pedir al rey autorización para constituir un censo (hipoteca) de 4.000 ducados sobre los bienes del mayorazgo. En 1760 la Marquesa de Mirabal se vio incapaz de hacer frente a la hipoteca y vendió el mayorazgo al Infante Luis Antonio
Así en 1761 Luis Antonio compró el señorío de Boadilla a la marquesa de Mirabal, por 1.200.000 reales que aumento con compras a los concejos de Boadilla y Pozuelo de Alarcón, a los premonstratenses de San Joaquín de Madrid, y a las monjas de Santa Clara de Boadilla. No bastándole el mayorazgo de Boadilla, en el mismo año de 1761 compró a su hermano Felipe (por catorce millones de maravedís) el extenso y colindante condado de Chinchón.


Mas Info, Ayuntamiento de Boadilla del Monte .........................








Se agradece tu Colaboración

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada