tiempo Madrid

17 enero 2016

El Valle de los Caidos



Durante el Precámbrico el zócalo de la Península ya había hecho su aparición. Arrasado en los periodos siguientes, la orogénesis alpina acabó levantando los granitos durante la Era Terciaria y aparecieron las cumbres del sistema central. Un poco después, (no más allá de veinte millones de años) los glaciares del tiempo frío modelaron las cumbres, comprimieron los estratos, cuartearon las rocas, dejaron sus huellas en los lagos de la montaña y desgastaron las aristas vivas de las piedras. Por último, en la Era del Franquismo, se levantó con material plutónico, el Valle de los Caídos. ¿Una edad de piedra o una edad de hierro?



Admirado por unos y aborrecido por otros, no está en cuestión su monumentalidad. ¿Hipogeo de los vencedores de la guerra civil?, ¿campo de concentración para los vencidos?, ¿monumento a la gloria del régimen del 18 de julio? Pocos empeños humanos son del todo puros, y acaso algo de todo ello contaminó el empeño original. Pero, más que a las glorias de la victoria, cantan la piedras del Valle de los Caídos los horrores de la guerra; no alabanzas a un régimen político, sino memoria de una cruenta guerra entre hermanos, y plegaria para que jamás tenga lugar pareja tragedia. No debe verse como acción de gracias por el triunfo, sino impetración de la paz. Y si alguien tuvo o tiene otra visión, no nos cabe duda, yerra.



Al final de la contienda que tuvo lugar entre 1936 y 1939, se alzaron, las más de las veces espontáneamente, cruces en recuerdo de los muertos. E incluso se dictaron normas imperativas por la autoridad del momento, que no fueron siempre acogidas de buen grado en sectores religiosos. Así, el cardenal Segura, que se negó en redondo a que en su catedral se instalase una placa conmemorativa de ese género; y así también la dura reflexión de José María Escrivá, para quien alzar una cruz sólo para recordar que unos han matado a otros sería levantar el estandarte del diablo.



Ver Mas.......... .............









Gracias por la Colaboración

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada