tiempo Madrid

17 junio 2016

El Rastro de Madrid



Siempre repleto de madrileños y turistas, es una de las citas imprescindibles si se visita la ciudad en domingo o festivo. Ubicado en el barrio de La Latina, en el entorno de la Ribera de Curtidores, con la plaza de Cascorro como centro neurálgico, el mercado engloba una gran manzana casi triangular delimitada por las calles de Toledo, Embajadores y Ronda de Toledo y se extiende por otras como San Cayetano, Fray Ceferino González, Carlos Arniches, Mira el Río o las plazas de General Vara del Rey y de Campillo del Mundo Nuevo.



Según por qué zona paseemos, encontraremos diferentes artículos, desde artesanía, ropa y complementos, hasta artículos de cocina, discos y revistas de segunda mano, mascotas y objetos de todo tipo de distinta antigüedad. Antigüedades y almoneda es lo que abunda en los locales de alrededor, que hoy en día se completan con los nuevos establecimientos de objetos y mobiliario vintage.
Se cree que el rastro que dejaban los cuerpos de los animales procedentes del matadero y las tenerías de la zona dio nombre a este mercado. Hoy acoge la oferta de más de 1.000 vendedores que domingos y festivos comienzan en torno a las nueve de la mañana una jornada que durará aproximadamente hasta las 3 de la tarde.


La visita típica suele terminar con el aperitivo en los bares y tascas de la zona, donde se toma un vino, cerveza o vermú de grifo con, por ejemplo, una tapa de paella o un bocadillo de calamares en calles como Ribera de Curtidores y aledaños.
Declarado Patrimonio Cultural del Pueblo de Madrid por la Ordenanza del año 2000, el Rastro de Madrid es un mercado al aire libre que se celebra los domingos y festivos en el centro histórico de la ciudad, en el popular barrio de la Latina.

La palabra Rastro, con toda probabilidad, se refiere al hecho de que el ganado dejaba un rastro de sangre después de ser degollados y vendidos, en los mataderos de esta zona.
Se trata de un mercadillo con más de 400 años de historia en el que se puede encontrar cualquier cosa inimaginable, tanto objetos cotidianos como curiosos artilugios, todo ello enmarcado en un contexto pintoresco de lo más animado y divertido.
Desde sus inicios, a finales del siglo XV, hasta nuestros días ha permanecido siempre en la misma ubicación, creciendo en extensión hasta alcanzar sus dimensiones actuales.
Un mercado emblemático conservado en su estado tradicional: natural y espontáneo, en el que el público puede pasear, comprar lo previsto y lo imprevisto, regatear, tomar el vermut, comer…todo ello mientras se divierte. Un mundo asombroso, céntrico y de fácil acceso, a pie, en Metro o en autobús.



Días: Domingos y festivos
Horario: de 09:00 a 15:00 horas
Dirección: Desde Plaza de Cascorro hasta Campillo del Mundo Nuevo. Calle de Curtidores y aledañas.
Ciudad: Madrid

El tío Amadeo está en todas partes, cucharón en mano, repartiendo y pregonando las delicias que aguardan en la gran olla colectiva donde se funden en armoniosa compaña los famosos caracoles, los zarajos de Cuenca y el chorizo segoviano de Bernuy de Porreros. El tío Amadeo es un infatigable y retórico propagandista de los productos de la casa: nadie puede salir de su establecimiento sin probar su guiso, elaborado según la vieja receta de su madre campesina.



Los caracoles del Rastro

Ver Mas .............









Este Blogg te da las Gracias por tu Colaboración

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada