tiempo Madrid

17 enero 2016

Torrejón de Ardoz




TORREJÓN EN LA HISTORIA
Tamara Lallana Sánchez,
Dpt. de Geografía e Historia
La ciudad de Torrejón de Ardoz debe su nombre a la existencia de una pequeña torreta de vigilancia, donde habitaba una tropa de soldados de tiempos de la Reconquista, y a la presencia del arroyo Ardoz, que pasa por el Este de la ciudad. Torrejón, a lo largo de los siglos, ha servido en numerosas ocasiones, de escenario de una multitud de sucesos históricos tales como visitas reales, batallas y conspiraciones que de alguna manera han marcado la historia de la ciudad y sus habitantes. A continuación se exponen algunos de ellos.
Narváez, vencedor de la batalla de Torrejón, en 1843En el siglo IX se crea la aldea de Torrejón de Ardoz, tras construir el Castillo de Aldovea (del que no queda nada, el actual es un palacete construido a finales del siglo XVI en el mismo emplazamiento. El llamado Barrio del Castillo tuvo su origen en las casas de los trabajadores de las tierras cercanas. En 1869 salió a subasta y desde entonces está en manos privadas). En el año1180 el reino de Castilla, bajo el reinado de Alfonso VII, reconquistó Alcalá y su tierra, en la que se encontraba Torrejón, que dependía de Alcalá, como villa del señorío arzobispal de Toledo.
Pero con el paso del tiempo, Torrejón deseaba la autonomía. Este deseo se hace realidad en el 1575, cuando Torrejón de Ardoz logra la Carta de Villazgo de manos del rey Felipe II, que accede a los deseos de los vecinos incorporando la villa al Patrimonio Real, quedando por tanto el rey como único señor de esas tierras. Posteriormente, esta carta será confirmada por Felipe III, Felipe IV y Felipe V.
El 30 de diciembre de 1542, el rey Carlos I pasó por la villa de Torrejón donde descansó en su camino hacia Madrid.
Ya en la segunda mitad del siglo XVII, el 24 de febrero de 1669, vuelve a aparecer Torrejón en el devenir histórico, al llegar a este pueblo el hijo bastardo de Felipe IV y la actriz “la Calderona”, por tanto hermanastro del rey Carlos II, don Juan José de Austria. Su objetivo era amenazar, a través de una serie de cartas mandadas desde Torrejón, a la regente doña Mariana de Austria, para que destituyera al Padre Nithard, su confesor y valido en ese momento. Estas presiones triunfaron y el Padre Nithard tuvo que huir.



A principios del siglo XVIII será la visita que Carlos IV el hecho más relevante para Torrejón. Siendo Príncipe de Asturias, acude a la Casa Grande (cuyo origen es anterior a 1610 y pertenecía a la Compañía de Jesús, hasta que en 1776 con la disolución de la Orden, pasó a manos de la Corona, que más tarde la vende en subasta pública), donde se hospeda, y en cuyas posesiones se dedicó a la caza de liebres y perdices.
También del siglo XVIII será la ampliación y transformación de la Iglesia de San Juan Evangelista, que data del siglo XVII, en la que destaca el retablo del altar mayor con pinturas de Claudio Coello, de las que sólo se conserva una de ellas (El Apocalipsis).
La siguiente cita de Torrejón con la Historia será en el siglo XIX y más concretamente el 22 de julio de 1843, fecha en la que se produjo la famosa “Batalla de Torrejón”. Gobernaba entonces el general Espartero, progresista a quien su autoritaria política y la expulsión de la regente doña Cristina le habían hecho ganarse muchas enemistades, especialmente de los conservadores. Por ello, el 22 de julio se sublevó en Valencia el general Narváez (conservador) para exigir la dimisión de Espartero. Éste, envió un ejército que salió de Madrid, dirigido por los generales Zurbano y Seoane, para enfrentarse con las tropas de Narváez. El encuentro se produjo a orillas del arroyo Torote, al Este de Torrejón y acabó con la rendición de Seoane y por lo tanto con la caída de Espartero, que tuvo que exiliarse. Narváez logra el poder e inicia la llamada Década Moderada de 1843 a 1853.
Dentro de este siglo también cabe destacar a un personaje ilustre como fue Francisco Salmerón y Alonso (nació en Torrejón de Ardoz en 1822 y falleció en Madrid en 1878), que sería ministro, presidente de las Cortes de la Primera República y hermano de uno de los presidentes de la misma (Nicolás Salmerón).


Ya en el siglo XX y más concretamente en el año de 1906 el nombre de Torrejón de Ardoz aparece en primera plana en todos los periódicos del momento. El motivo fue que Mateo Morral, que había atentado contra los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia el día de su boda (31 de mayo), había muerto en Torrejón. Este anarquista catalán atentó contra los reyes cuando el cortejo nupcial pasó por la calle Mayor de Madrid, entonces arrojó desde la ventana de la pensión en la que se alojaba una bomba envuelta en un ramo de flores, que no llegó a alcan­zar a los reyes, pero causó veintitrés muertos y un gran desconcierto. Entonces Mateo decidió huir a Zaragoza y en su camino llegó a Torrejón en el mes de junio. Aquí paró en un mesón para comer y fue reconocido por varios vecinos, entre ellos por Fructuoso Vega Cestero, guarda del Soto de Aldovea que con engaños hizo que le acompañara al cuartel de la Guardia Civil de Torrejón. Pero a unos 50 metros del mesón, Mateo Morral mató de un disparo al guarda y luego se suicidó.
Años más tarde, en los últimos días de la Guerra Civil se produjo un hecho que también sitúa a Torrejón en primera línea del escenario bélico y está protagonizado por el coronel Casado la noche del 5 de marzo de 1939, cuando anuncia la destitución de Negrín y propone la firma de la paz con el bando nacional. Al día siguiente la 300º División Guerrillera y la Base de Tanques, unidades militares opuestas a Casado, salieron desde Alcalá y ocuparon Torrejón, reforzándose con la 5ª Brigada de Carabineros que aquí estaban estacionados, y se dirigieron a Madrid para enfrentarse con el bando de Casado. Sin embargo, el 1 de abril de 1939 finaliza la guerra con la victoria del bando nacional y se viven en Torrejón y en toda España años muy duros de posguerra protagonizados por el hambre, la represión y el aislamiento hasta 1953, cuando el gobierno del general Franco en plena “Guerra Fría” pretende salir del aislamiento.
El coronel Casado


Aun existiendo grandes diferencias políticas e ideológi­cas entre Estados Unidos y España, los americanos, basándose en el anticomunismo que unía a ambos, firmaron el 26 de septiembre de 1953 los Pactos de Madrid con el gobierno franquista. Esta alianza se fragua entre el presidente Eisenhower y el general Franco con el fin de combatir el comunismo. Gracias a este pacto, España recibiría ayuda económica a cambio de instalar bases americanas en la Península. En un principio Estados Unidos pensó en la creación de ocho o nueve bases, pero al final serán cuatro: Rota, Morón de la Frontera, Zaragoza y Torrejón de Ardoz que comenzó a funcionar en 1955, siendo la base más grande de las cuatro.
Hacia los años ochenta surgen los movimientos pacifistas y especialmente contra las bases estadounidenses en España, reclamando su desmantelamiento. Como protesta, se efectuaron una serie de actos y marchas a Torrejón en las que miles de personas se dirigían desde Canillejas hasta la Plaza Mayor de Torrejón, portando pancartas antiamericanas y a favor del desarme. Con la entrada de España en la OTAN, las bases dejaron de tener sentido y los americanos se marcharon. Este hecho marcó de manera negativa a Torrejón, ya que la salida de las fuerzas americanas provocó la destrucción de muchos puestos de trabajo de aquellos civiles que servían en la base.
En la actualidad la Base Aérea de Torrejón sirve tanto para uso militar por parte de las Fuerzas Armadas españolas y de la OTAN, como para uso civil como base de apoyo al aeropuerto de Madrid-Barajas.

En 1973 comienza la construcción, en el barrio de las Fronteras, de 218 viviendas de Rafael Leoz (Las “viviendas experimentales”, de gran valor artístico, tanto por sus características de arquitectura de vanguardia, como por ser únicos en su género en toda España). En ellas el arquitecto aplica sus ideas en el campo de la arquitectura social, pero desgraciadamente no pudo verlas terminadas ya que muere en 1976.






Gracias por la Colaboración


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada